fbpx
¿Tienes un cupón? aplícalo desde tu carrito

No hay productos en el carrito.

Tus compras están seguras a través de Seclife, para más información contáctanos al 722 932 7182.
0
¿Tienes un cupón? aplícalo desde tu carrito

No hay productos en el carrito.

Tus compras están seguras a través de Seclife, para más información contáctanos al 722 932 7182.
0

Cámaras de seguridad.

Modelo:EZ-MINO - Mini Cámara IP
Modelo: C3WN - WIFI - IP66 - H.264
Modelo: C4WN - WIFI - IP67 - H.265

¿Por qué comprar EZVIZ?

Son dispositivos inteligentes basados en la nube y tecnología de inteligencia artificial, creados para hogares, lugares de trabajo, tiendas, colegios, etc.
Destacado

La reconstrucción de la seguridad

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

«La conciencia de la propia vulnerabilidad y la impotencia para planificar el futuro». 

Albert Camus

La pandemia ha puesto de manifiesto una doble dificultad: Lo difícil de interpretar el presente y la dificultad de imaginar un futuro esperanzador. Ante esta nueva realidad adquiere valor la frase de Mario Benedetti: «Cuando creíamos tener todas las respuestas, de pronto cambiaron todas las preguntas».

Un mundo resignado, una sociedad que parece que solo aspira a sobrevivir y a preguntarse cuánto duraremos, parafraseando al filósofo Slavoj Žižek, nuestro tiempo se caracteriza por una humanidad capaz de imaginar cómo alcanzar otros planetas y a la vez es incapaz de imaginar y construir modelos y formas de vida que superen esta sociedad salvaje.

La inseguridad en México

Para la percepción del ciudadano común, México es un país altamente inseguro. La última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), los confirma:

  1. El 68.1% de la población de 18 años consideró que vivir en su ciudad es inseguro.
  2. El 28.1% de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión.
  3. La población de 18 años y más, el 14.3% fue víctima de acoso personal y/o violencia sexual. En el caso de las mujeres este porcentaje fue de 21.6%, mientras que en hombres fue de 5.7 por ciento.
  4. Las más golpeadas por la inseguridad son las mujeres con una percepción del 72.6%, mientras que en hombres fue de 62.7 por ciento.
  5. Que las mexicanas y mexicanos se sienten inseguros en: 79.5% en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 72.9% en el transporte público, 66.5% en el banco y 61.3% en las calles por donde camina.
  6. La población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas alrededores de su vivienda: consumo de alcohol en las calles (61.2%), robos o asaltos (56.7%), vandalismo en las viviendas o negocios (41.8%), disparos frecuentes con armas (40.4%), venta o consumo de drogas (39.7%), bandas violentas o pandillerismo (26.7%), tomas irregulares de luz (diablitos) (14.4%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) (3.5 por ciento).
  7. Que 28.1% de los hogares en zonas urbanas sus integrantes fueron víctimas de al menos un delito de robo total o parcial de vehículo, robo en casa habitación, robo o asalto en calle o transporte público (incluye robo en banco o cajero automático), robo en forma distinta a las anteriores, o extorsión.

La necesidad de aprender a convivir con la inseguridad

Vivimos en un mundo que necesita, busca y valora la seguridad. Las campañas electorales políticas que estamos empezando a vivir, se basan en la promesa de seguridad a cambio de votos, aunque en la práctica ellas estimulan la violencia.

Las mujeres y los hombres necesitamos, para vivir y ser personas, una seguridad básica, sin ella es difícil construir sanamente el psiquismo humano y realizar pacíficamente la aventura de ser persona. Para actuar necesitamos unos límites de seguridad mínimos; traspasando esos límites, la actuación se convierte, en locura, en riesgo o en angustia.

Foto por: Ricardo Esquivel, Toluca de Lerdo, Estado de México.

Las inseguridades nos complican la vida. Tenemos la fantasía de que nuestra vida será feliz cuando logremos eliminar de ella toda inseguridad; cuando desaparezcan los riesgos. Yo propongo que en lugar de dejarnos avasallar por la paranoia aprendamos a convivir con la inseguridad.

Aprender a convivir con la inseguridad pasaría, por los siguientes pasos:

1º. Estar atento a las inseguridades;

2º. disminuirlas si es sano, posible y justo;

3º. reelaborarlas creativamente: dándoles otro sentido.

4º. Trabajando solidariamente con otras personas en su solución y buscando alternativas de acción.

Convivir con la inseguridad es un problema, en definitiva. La inseguridad como realidad de la vida nos amenaza, asusta e invita a tomar otros derroteros más confortables, hay mucho por hacer.

Julio Estevane

Julio Estevane

Estudié la licenciatura en Filosofía, me especialicé en Educación Universitaria y Administración Educativa. Formador y asesor en tecnología educativa.

También puedes ver

educación

Reinventando la educación.

El principal tema para tomar en cuenta en el regreso a clases es el de la seguridad. Muchas empresas anuncian progresivamente el

elecciones en México

Elecciones e inseguridad

“Dos hermanos vivían en armonía en dos granjas vecinas. Cierto día tuvieron una pequeña discusión. Una vaquilla del hermano menor se había

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *